El estudio de interiorismo estudiHac ha diseñado el nuevo Poncelet Cheese Bar Barcelona, ubicado dentro de las instalaciones del Hotel Melá Sarriá. Este nuevo espacio culinario cuenta con un total de 400 metros cuadrados en la planta baja del hotel, y está llamado a ser el punto de encuentro para los apasionados del queso y su cultura, así como el lugar perfecto para que cualquier persona disfrute de una nueva propuesta gastronómica altamente especializada.

El proyecto decorativo se ha realizado asumiendo la filosofía de identidad de Cheese Bar, y dotando al nuevo espacio de personalidad propia con un interiorismo completamente nuevo y único, que permite crear el ambiente más adecuado para degustar una amplia variedad de quesos.

El sello identificativo de Poncelet ya se respira desde el exterior, con una imponente fachada compuesta por un entramado de piezas de madera que forma rombos en diferentes volúmenes. Una vez dentro se ha seguido la misma filosofía gracias al uso de materiales nobles, como el mármol, el roble natural y el cobre, y una delicada selección de textiles en cuanto a texturas y colores.

Cheese Bar Barcelona recibe en la entrada a sus comensales con una cálida recepción gracias a una biblioteca que cuenta con cuantiosa información sobre el queso. estudiHac ha concebido esta zona como una zona lounge y de relax, compuesta por confortables butacas y una alfombra de lana diseñada exclusivamente para el proyecto en la que se le puede valorar los grafismos característicos de Poncelet.

Cada espacio de Cheese Bar aporta al comensal algo diferente y único para poder compartir su experiencia con otras personas. La zona del fabuloso jardín vertical transmite frescura y naturalidad, y el área privada compuesta por una gran mesa comunal se transforma en un acogedor espacio para que los invitados compartan sus experiencias culinarias de la manera más familiar.

La propia arquitectura del restaurante proporciona además un especial protagonismo a la gran cava de quesos, diseñada en forma de diamante, con materiales como el roble natural o mosaico de terracota, para transmitir su gran valor, y es que en su interior se encuentran las preciadas joyas, es decir, la enorme variedad de quesos Poncelet. Otros espacios se han diseñado pensando en el disfrute de los comensales de una manera más informal con barras que han sido fabricadas con Krion. Los más curiosos pueden acercase a la barra master Cheese, pensada para observar con detenimiento el trabajo que realizan los maestros queseros. Por otro lado, la barra de cócteles, presidida por unos taburetes, invita a las personas a tomar algo de manera más informal, disfrutando además del gigantesco cuadro caleidoscopio, el cual está compuesto por los colores pasteles identificativos del Grupo Poncelet e inspirado en las formas geométricas que realizaba el famoso matemático francés Jean-Víctor Poncelet. estudiHac ha querido además dar un mayor  protagonismo a ese caleidoscopio diseñando un original techo salpicado de pequeños sticks de madera tintada con los mismos colores, como si se tratase de una prolongación del espectacular prisma triangular.

estudiHac ha potenciado aún más el sello identificativo de Poncelet uniendo el espacio de la cava de quesos con la zona de las barras a través de un suelo de baldosa hidráulica, realizado a medida para el proyecto y caracterizado por los grafismos de la marca Poncelet.

Fotógrafo – German Cabo

 

 

share on: